Conservacion del momento angular

Cuando un objeto se encuentra en rotación, se genera una energía asociada, que se denomina momento angular. Cuanto mas rápidamente rota un objeto, se genera en su “ecuador” una fuerza llamada fuerza centrifuga, ya que tiende a “fugar” del centro. Esto hace que un planeta, por ejemplo, no pueda rotar más allá de una velocidad máxima. Una vez superada, el astro se destruye.

Una estrella enana blanca, por el efecto de la conservación del momento angular, gira a  altísimas velocidades.

Aparte de esto, el momento angular no puede perderse. Se conserva. La ecuación para calcular el momento angular esta dada por:

MA= r*v, 

donde MA= momento angular, r= radio del objeto y v= su velocidad de rotación. 


Una vez en rotación, el objeto conserva su MA (se mantiene constante), quiere decir que si “r” disminuye, “v” tiene que aumentar y viceversa.

Parece raro, pero estamos muchas veces en contacto con este efecto. Por ejemplo, cuando vemos un patinador girando, si abre los brazos, su “r” aumenta, entonces “v” tiene que disminuir. Al cerrar los brazos, su velocidad de rotación aumenta.

A primera vista no parece haber cosas en el espacio que hagan esto, pero la verdad es que gran cantidad de fenómenos astronómicos “usan” la conservación del momento angular. Por ejemplo, una estrella que disminuye de tamaño, gira más rápidamente, y es el motivo por el cual astros como las enanas blancas o estrellas de neutrones, que son pequeñas, rotan a altísimas velocidades, pero empezaron de una estrella mucho más grande. que giraba a una velocidad normal.