Los eclipses de Luna

En los eclipses lunares la Luna pasa a través de la sombra de la Tierra, estando en Luna llena, es posible que la Tierra bloquee solo parcialmente la luz del sol. Si estuvieras sobre la Luna, podrías ver al Sol sin un ‘pedazo’.

Eclipse Lunar antes de la Totalidad
Durante un eclipse lunar, si la Luna solo entra en la penumbra, se hará ligeramente mas débil, pero normalmente no mucho, ya que la luz del sol que le llega la mantiene bastante brillante.

Si entra parcialmente en la sombra (umbra), entonces esas partes de la Luna que están en la sombra aparecerán oscuras (con un tinte naranja). A veces, toda la luna entra en la sombra; el tiempo durante el cual la luna esta completamente eclipsada de esta manera se llama totalidad.

Un eclipse lunar puede durar muchas horas, y no tiene ningún efecto sobre la Tierra o sobre nosotros, ni es peligroso para la observación, como si lo es un eclipse de Sol.

A pesar de que se dan mas eclipses de Sol que de de Luna anualmente, hay mas gente que recuerda haber visto los segundos porque los Solares se ven desde una región muy limitada, en cambio los lunares son visibles desde todo el hemisferio desde donde la luna esta sobre el horizonte.

A veces la Luna se pone muy oscura (en la Totalidad) y hubo eclipses en que practicamente desapareció de la visión.

Simulación del eclipse del 15-4-2014.

Es relativamente fácil registrar un eclipse lunar, y hay muchas técnicas para hacerlo.

En un eclipse total, nuestro satélite se encuentra por algún tiempo sumergido totalmente en el cono de sombra de la Tierra. Pese a ello, la luna no desaparece totalmente. Es fundamentalmente debida a que la luz azul se dispersa mas que la roja (es el motivo de los cielos azules o los atardeceres rojizos), junto con la refraccion que permite que la Luna se ilumine. Esta es la razón por lo que en muchos eclipses la Luna toma la coloración rojiza, ya que llega mas la luz roja que la azul. Aqui puedes ver una explicación mas detallada.

Excelente imagen obtenida por Eduardo Pulver de una secuencia de un eclipse lunar de San Pedro, con una cámara fija. 
Pero el efecto anterior depende de las condiciones atmosféricas de aquellas zonas de la tierra donde los rayos solares son refractados: los lugares donde amanece y anochece en el momento del eclipse. Y además, de la pureza de las capas superiores de la atmósfera, las cuales en ocasiones están contaminadas con polvo cósmico o terrestre. Se sabe, por ejemplo, que en el eclipse de luna de 16 de junio de 1816, la luna desapareció por completo. La razón era que en la primavera de 1815, el volcán Tambora, de la Isla de Sumbawa, en Indonesia, había explotado, lanzando a la atmósfera, unos 150 Km. cúbicos de cenizas. ¡Una de las mas grandes explosiones de la historia!.