Los cielos de abril-mayo-junio Primera parte

Por Esteban Andrada – Mar del Plata – Argentina

Es un desafío observar los cielos fríos de otoño e invierno, en el hemisferio sur. Pero sin duda es una fabulosa oportunidad de observar nuestra propia vía láctea en todo su esplendor.



Las representaciones de las constelaciones de Sagitario y el Escorpión.

 Sin duda, los cielos de esta época del año son mucho más ricos en cúmulos nebulosas, y demás objetos.

Recomendaciones a la hora de observar

Sabemos que las condiciones de frío entre otras, hace que la transparencia del cielo sea muy notable. Entonces será una muy buena oportunidad de ver las grandes poblaciones de estrellas de nuestra galaxia con prismáticos, además de poder ver los cúmulos globulares que se encuentran debajo y por encima del plano de la Vía Láctea.

Veamos algunos objetos que nos sorprenderán en los cielos oscuros y libres de contaminación lumínica. Recuerde no observar en noches de mucha luna, además de adaptar sus ojos a la oscuridad al menos 15 minutos (no mire pantallas ni luces en el periodo de observación) y use un telescopio de superior a 8cm o prismáticos de 7 x 50 o 10 x 50 como mínimo.

Recordemos que el color en nebulosas y galaxias es solo visible usando cámaras fotográficas, porque nuestro ojo no es lo suficientemente sensible a esa débil luz que viene debilitándose a través del largo viaje que recorre, y al atravesar la atmósfera, y la contaminación. Solo en casos excepcionales se puede detectar el color con el ojo, tal vez usando gigantescas aberturas o en objetos muy brillantes.

La mejor hora para observar (teniendo en cuenta el movimiento aparente de las estrellas) es de las 00:00 hs. a las 03:00 cuando las condiciones nocturnas son mas favorables.

Los dibujos en detalle son de Jeremy Perez, que es mas parecido a lo que se ve a simple vista que una foto.

La región general de Scorpio y Sagitarius.

SCORPIO

Alfa Sco o Antares

Es una estrella roja gigantesca. Es también una desafiante estrella doble cuyo componente “b” es un débil y verdoso compañero (magnitud 6,5 con una separación con Antares es de 3“). Queda perdida en el resplandor de la estrella principal, excepto para los telescopios buenos o con una abertura moderada para poder verlo.

Dibujo de Antares y su débil compañera. – Jeremy Perez

Beta Sco

Es un esplendido sistema doble visible con telescopios de 6 a 8 cm. Sus magnitudes son 2,6 y 4,9, separadas por 14 segundos de arco con un AP de 21º.

NGC 6231

Es un hermoso cúmulo estelar visible perfectamente con un par de prismáticos, precioso.

Dibujo de NGC 6231 – Jeremy Perez

M6

Es un precioso cúmulo abierto visible a simple vista, que es magnifico con telescopio.

M7

Es un magnifico cúmulo abierto visible a simple vista, con prismáticos y telescopios, preferiblemente usando un aumento relativamente bajo (lo ideal sería unos 20X)

SAGITARIO

Aquí nos podemos quedar sin palabras, porque si observamos este segmento de cielo en el campo, o lejos de las luces de las ciudades, no vamos a tener más remedio que barrer esta pobladísima zona con unos prismáticos 10X50.

Aquí solo ALGUNOS objetos.  Repito ALGUNOS.

M17

Es la Nebulosa de Omega, es brillante y fácil de detectar con los más pequeños telescopios. Incluso un telescopio de 6cm permite ver su forma de triangulito.

M20

Es la famosa Nebulosa de Trífida, que un telescopio de 15 cm permite ya ver unas zonas oscuras en su interior. Con uno de 50 x podemos empezar a ver colores rojizos y azulados.

Dibujo de M20. Jeremy Perez

M22

Un hermoso cúmulo globular muy grande, siendo sus estrellas individuales visibles con aberturas de 10cm. Con prismáticos es visible como una nube débil circular.

Dibujo de M22 – Jeremy Perez

M24

Es una nube de estrellas super-compacta que es mejor si se lo observa con prismáticos. En su límite norte está sumergido un pequeño cúmulo globular (ngc 6603).

RS Sag

Es una estrella doble visual, pero uno de sus componentes es también una binaria a eclipses que pasa de magnitud de 6,0 a 6,5 a intervalos de 2,4 días.