¿Es cierto que somos hijos de las estrellas?

Por Martin Arin
La ciencia nos dice que el origen de la vida está en las explosiones de las grandes supernovas, que tuvieron lugar miles de millones de años antes de que existiéramos. Todos los átomos que hoy componen nuestro cuerpo, como piezas de un rompecabezas, se formaron un día en el interior de las estrellas.

Visión artística del ADN y la Tierra

Científicos estudiaron una nube interestelar a 25.000 años luz de la Tierra, cerca del centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, y en su interior encontraron productos prebióticos, o sea posibles precursores del ADN, en el espacio interestelar.


Algunas moléculas descubiertas con el uso del radio telescopio de Green Bank.
Los científicos descubrieron moléculas que se cree son precursoras de un componente del ADN y moléculas que pueden formar la alanina (uno de los aminoácidos que forman las proteínas de los seres vivos).
Los análisis se desarrollaron con nuevas técnicas mediante el Telescopio de la Fundación Nacional de Ciencias Green Bank en Virginia del Este, Estados Unidos.
Los científicos creían que estos procesos ocurrieron en el gas, sin embargo, el nuevo estudio hace pensar que las secuencias de formación química no debieron producirse en este gas, sino en la superficie de granos de hielo que se encuentran en el espacio entre las estrellas.
“Encontrar estas moléculas en una nube de gas interestelar significa que los importantes bloques de construcción para el ADN y los aminoácidos pueden ser ‘semillas’ para los precursores químicos para la vida en los planetas recién formados, dijo Anthony Remijan, del Observatorio Nacional de Radio Astronomía (NRAO).

Radio telescopio de Green Bank.

El equipo de Remijan explicó que “en cada caso, las moléculas interestelares recién descubiertas son etapas intermedias en los procesos químicos de múltiples pasos que conducen a la molécula biológica final”, aunque los detalles de los procesos aún no están claros, advirtió.

De todas maneras los descubrimientos ofrecen una idea nueva en donde se producen estos procesos.
“Tenemos que hacer más experimentos para entender mejor cómo funcionan estas reacciones, pero podría ser que algunos de los primeros pasos importantes hacia productos químicos biológicos se produjo en pequeños granos de hielo”, dijo Remijan.