Gigantesco huracán en Saturno

Por Martin Arin

Gira a nada menos que 530 kilómetros por hora (mas de 150 metros por segundo) y su ojo mide 2.000 kilómetros
Primer plano del huracán en el polo norte de Saturno. La imagen fue captada por la sonda Cassini a unos 419.000 km. de Saturno en 2012 y es parte de las primeras vistas de primer plano de esa tormenta. (NASA/JPL-Caltech)

El equipo de Cassini publicó el lunes 29/04/2013, las primeras imágenes en primer plano del gigantesco huracán, con la forma de una gran rosa, que gira en el centro del hexágono del polo norte de Saturno.


El ojo tiene unos 2.000 kilómetros de diámetro, lo que lo hace unas 20 veces mayor que el ojo promedio de un huracán en nuestro planeta, y sus vientos, alcanzan hasta 530 kilómetros por hora.

Un poco mas de lejos, puede verse en el centro el huracán, y por afuera, parte del vórtice hexagonal. De fondo,  en celeste brillante, los anillos.
La sonda espacial Cassini, en una misión conjunta con la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA), captó estas imágenes a fines de noviembre de 2012 a una altura de 420.000 kilómetros, con filtros sensibles a la luz infrarroja cercana.

“Nosotros hicimos dobles tomas cuando vimos este espectacular vórtice hexagonal, es que se parece tanto a un huracán en la Tierra, pero está en Saturno a una escala mucho mayor”, señaló Andrew Ingersoll, miembro del equipo de Cassini, del Instituto Tecnológico de California en Pasadena, según la NASA.

“De algún modo se alimenta de las pequeñas cantidades de vapor de agua de la atmósfera de hidrógeno del planeta”, destacó Ingersoll.

Los científicos estudian este huracán por su similitud con los de nuestro planeta. Creen que será de mucha ayuda para entender el comportamiento de los huracanes de la Tierra, los cuales se alimentan de las aguas calientes del océano.

Según ESA no existe agua cerca de las nubes altas de la atmósfera de Saturno, por lo que el vórtice parece sobrevivir a base de las pequeñas cantidades de vapor de agua presentes en la atmósfera de hidrógeno de este planeta.

“Comprender cómo las tormentas saturninas son capaces de utilizar el poco vapor de agua que tienen a su disposición podría ayudar a los científicos a comprender mejor cómo se forman y cómo evolucionan los huracanes terrestres”, dice la agencia espacial.

“Tanto un huracán terrestre como el vórtice polar del norte de Saturno tienen un ojo central sin nubes o nubes muy bajas. Otras características similares son las nubes altas que forman la pared del ojo, y otras nubes altas en espiral alrededor del ojo, con un giro hacia la izquierda en el hemisferio norte”, indicó la NASA.

Igualmente una diferencia importante, además de que los de Saturno son mucho más grandes que sus contrapartes en la Tierra, es que gira sorprendentemente rápido.

Video en ingles de la Nasa donde ve el vórtice hexagonal (del tamaño de dos Tierras) y en su centro, el huracán aquí referido.

“En Saturno, el viento sopla en la pared del ojo, más de cuatro veces más rápido que los vientos huracanados de la Tierra”, destaca la NASA.

Otra característica es que en Saturno los huracanes parecen estar bloqueados en el polo norte del planeta.

“En la Tierra, los huracanes tienden a desplazarse hacia el norte, debido a las fuerzas que actúan sobre los rápidos remolinos de viento mientras el planeta gira. En el caso de Saturno no se mueve y ya está tan al norte como lo puede ser”.

Se estima que esta tormenta se está produciendo en Saturno desde hace muchos años. Cuando la nave Cassini llegó, en 2004, detectó un gran vórtice, pero lo hizo en pleno invierno polar norte, por lo que el planeta se encontraba a oscuras. Los instrumentos esperaron hasta el 2009, cuando aparecieron los primeros vestigios de luz, gracias al equinoccio saturnino.

La misión Cassini-Huygens es un proyecto cooperativo de la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Italiana (JPL). Una división del Instituto de Tecnología de California en Pasadena, dirige la misión Cassini-Huygens para la Dirección de Misiones Científicas de la NASA en Washington.