Dos planetas con “océanos infinitos” podrían albergar vida

Por Martin Arin

Fueron estudiados por una experta del Instituto de Astronomía Max Planck y asegura que “los mundos podrían tener una gran belleza, con un océano azul bajo un sol de color naranja”.

Impresión Artística de los planetas

Los científicos buscan vida en otros planetas hace décadas y dos de la estrella Kepler-62, que se encuentran a 1.200 años luz de la Tierra en la constelación Lira, podrían llegar a albergarla.

La constelación de la Lyra.
Kepler-62 es una estrella de tipo K que es aproximadamente el 69% de la masa y el 62% del radio del Sol. Cuenta con una temperatura superficial de 4925 K y una edad de 7 mil millones de años.

En comparación, el Sol tiene cerca de 4.600 millones de años y tiene una temperatura superficial de 5778 K. La magnitud aparente o brillo de la estrella, desde la perspectiva de la Tierra, es de 13,8. Por lo tanto, no puede ser observada a simple vista. De hecho requiere un telescopio de 25 cm de diámetro para alcanzar  verla.

Se tratan de dos mundos con “océanos infinitos” que están ubicados a una distancia de su sol que les permite mantener la temperatura necesaria para que exista agua en estado líquido, imprescindible condición para que exista vida. (al menos como nosotros la conocemos!)

Cabe aclarar que no hay confirmación de agua liquida en estos planetas, pero si tienen la temperatura necesaria como para que así sea.

Se tratan de los planetas Kepler-62e y Kepler-62f, en los que hay océanos infinitos según la experta Lisa Kaltenegger del Instituto de Astronomía Max Planck. Sea como sea, no está segura si pueden existir civilizaciones, ya que para ello debería existir la necesidad de que ésta viva debajo del agua.

“Los mundos podrían tener una gran belleza, con un océano azul bajo un sol de color naranja. Y quién sabe, quizá podría existir vida lo suficientemente inteligente para desarrollar tecnología hasta un nivel que nos sorprendería”

Los cinco planetas conocidos de esta estrella pasan por delante de ella,  vista desde la perspectiva de la Tierra. Sus inclinaciones con respecto a la línea visual terrestre, varían en menos de un grado. Esto permite mediciones directas de los períodos de los planetas y los diámetros relativos (en comparación con la estrella anfitriona) mediante el monitoreo del tránsito de los planetas en la estrella.

Como podría ser uno de los planetas de Kepler 62. Crédito: NASA

Los radios de los planetas se sitúan entre 0,54 y 1,95 radios terrestres. De particular interés son los planetas e y f, ya que son los mejores candidatos para planetas sólidos en la zona habitable de su estrella.

Su radios, 1,61 y 1,41 radios terrestres respectivamente, los puso en un en un rango de radio en el que es muy poco probable de que sean otra cosa que planetas sólidos. Sus posiciones en el sistema Kepler-62 significa que están dentro la zona habitable: el rango de distancia que, de una composición química dada, estos dos planetas podrían tener agua líquida en su superficie.

En el siguiente link, puedes ver animaciones de todos los planetas descubiertos por el telescopio Kepler.