Científicos aficionados clasifican galaxias por Internet

Por Martin Arin

Durante su primer año, Galaxy Zoo realizó 50 millones de clasificaciones hechas por casi 150.000 personas.

Galaxia M 51

El proyecto se inició el 2007 con un conjunto de imágenes de millones de galaxias diferentes proporcionados por el Sloan Digital Sky Survey.

Las galaxias son fácilmente clasificables. Según la forma son elípticas, espirales o fusiones. Sin embargo, con cientos de miles de millones de galaxias existentes, la tarea se vuelve un poco difícil.

Aquí es donde el poder de Internet entra en juego, específicamente del crowdsourcing, donde miles de voluntarios de todo el mundo se unen en un programa espacial llamado Galaxy Zoo para comenzar a nombrar las galaxias.

El proyecto se inició en 2007 con un conjunto de imágenes de millones de galaxias diferentes proporcionados por el Sloan Digital Sky Survey, el mapa digital más grande del universo. Dirigido por la Universidad de Minnesota, el equipo de Galaxy Zoo se compone de astrónomos, astrofísicos, cosmólogos y otras mentes científicas de universidades de todo el mundo.

La estrategia

“Nuestra estrategia se basa en el notable hecho que se puede decir mucho acerca de una galaxia sólo por su forma. Se encuentra un sistema con brazos espirales por ejemplo, y por lo general, aunque no siempre, se sabe que se está viendo un disco giratorio de estrellas, polvo y gas con un montón de combustible para la formación de futuras estrellas. Si se encuentra una de las grandes masas de estrellas que llamamos galaxias elípticas, se está probablemente observando un sistema más maduro, uno que hace tiempo terminó de formar estrellas. También se revela la historia de las galaxias; la elíptica es probable el producto de una colisión entre dos galaxias más pequeñas, y las pequeñas cicatrices, como los discos combados, grandes bultos, o secuencias largas de estrellas, son buena prueba de la complejidad de las ‘vidas’ de estas galaxias”, dice el sitio web de Galaxy Zoo.

Tres proyectos

Durante su primer año, Galaxy Zoo realizó 50 millones de clasificaciones hechas por casi 150.000 personas. El esfuerzo habría tomado 30 años si lo hubiese realizado un sólo científico. Se les pidió a los participantes distinguir galaxias en base a la forma y otras variantes. Cada galaxia le fue mostrada a múltiples participantes para garantizar la exactitud de los datos.

Con el enorme éxito del primer proyecto, se inició Galaxy Zoo 2 con cerca de 200.000 galaxias a partir de la base de datos de Sloan. También se agregaron más preguntas. Alrededor de 60 millones de clasificaciones se hicieron esta vez en un período de 14 meses (febrero de 2009 – abril de 2010) por un equipo de más de 83.000 aficionados a la astronomía. Al finalizar, se habían clasificado 304.122 galaxias en el universo.

Infobservador ha formado parte de Galaxy Zoo, ademas de Ice Hunters y Planethunters.

El proyecto Hubble de Galaxy Zoo implica comparar fotos tomadas por el telescopio del satélite para ver las diferencias entre las galaxias en el pasado y el presente.


Porque hacerlo así?

¿Por qué contactar personas en lugar de computarizar todo el proceso? Lucy Fortson, una de las líderes del proyecto y profesora de física y astronomía en la Universidad de Minnesota dijo: “La complejidad de las formas hace que sea muy difícil para los algoritmos de las máquinas o para las computadoras ser capaces de notar las diferencias. El mejor algoritmo que tenemos para analizar las diferencias entre estas formas es el cerebro humano”.

“Un estudiante graduado de Oxford con su supervisor, que estaban trabajando en esto, se sentaron un día en en un bar y pensaron: ‘Si ponemos esto en la web, ¿crees que la gente vendría a clasificar galaxias?'”.

El exito fue tanto que “ahora queremos volver atrás en el tiempo y hacer un censo de las galaxias en el inicio de su formación”, dijo Fortson respecto a los planes futuros.

El Voorwerp de Hanny, en verde.

Durante la clasificación, Hanny van Arkel, una voluntaria holandesa de Galaxy Zoo y profesora de escuela, encontró un extraño objeto acompañando a una galaxia. Los científicos no pudieron reconocerlo y le dieron el nombre Voorwerp de Hanny, (Voorwerp significa objeto en holandés).

Los científicos piensan que es el “eco” de un Quasar muy lejano. (puedes ver el paper gratis en ingles aquí).

El universo está lleno de grandes incógnitas; al ir viendo más lejos, cada vez comienzan a aparecer preguntas más fundamentales que para la mayoría de ellas, ni nosotros, ni las mentes científicas más “calificadas”, tienen una respuesta en la actualidad.

¿Quieres formar parte de estos proyectos universales? Entonces, visita este articulo, donde puedes ver en detalle el Zooniverse, y otro proyecto similar, el BOINC.