Kepler 78b – Un exoplaneta que no debería existir.

Kepler- 78b es un planeta que no debería existir: este mundo de lava ardiente, rodea a su estrella cada 8 horas y media, a una distancia de menos de un millón de kilómetros – una de las órbitas más cercanas conocidas.

Nuestro planeta y Kepler 78b

Según las teorías actuales de formación planetaria, no pudo haberse formado tan cerca de su estrella, ni podría haberse trasladado allí.


“Este planeta es un misterio”, dijo el astrónomo David Latham del Centro Harvard -Smithsoniano para Astrofísica en Cambridge, Massachusetts” No sabemos cómo se formó y cómo llegó a donde está hoy. Lo que sí sabemos es que no va a durar para siempre”.

“Kepler- 78b se va a terminar estrellándose con su estrella muy pronto, astronómicamente hablando”, explicó el astrónomo Dimitar Sasselov del mismo Centro.

Los astrónomos lo consideran el primer planeta conocido del tamaño de la Tierra, y con una densidad similar. Su diámetro es apenas 15% mayor que nuestro planeta, y según los cálculos, su masa el doble (1,8 masas terrestres), lo que sugiere una densidad también similar, con una mezcla de hierro y roca.

La principal diferencia es su temperatura…. el planeta esta a casi 2 mil grados. Inclusive hay partes que podrían alcanzar los 3100 K.

Cuando se estaba formando este sistema planetario, la joven estrella era más grande de lo que es ahora, por lo que la órbita actual del planeta habría estado dentro de ella.

“No podría haberse formado en el lugar donde está, porque un planeta no puede formarse dentro de una estrella. Tampoco pudo haberse formado más lejos y migrar hacia el interior, ya que debería también haber migrado toda la zona hacia la estrella. Este planeta es un Enigma”, dijo Sasselov.

A la izquierda, masa del planeta vs. radio planetario. Los círculos rojos son exoplanetas bien conocidos., la mayoría gaseosos. A la derecha, el detalle del rectángulo gris de la izquierda, donde se ven los planetas tipo terrestre. Kepler 78b esta dentro del circulo grande negro.

Según Latham, Kepler- 78b es un miembro de una nueva clase de planetas recientemente identificadas en los datos de la nave espacial Kepler de la NASA. Estos mundos recién descubiertos, orbitan a sus estrellas en menos de 12 horas. Son pequeños, aproximadamente del tamaño de la Tierra.

Kepler- 78b es el primer planeta de esta nueva clase en el que ha podido medirse su masa.

Un mundo condenado

Es un mundo condenado,  porque las mareas gravitacionales lo atraerán aún más cerca de su estrella. Con el tiempo, se moverá tan cerca que la gravedad de Kepler 78 lo destruirá.

Los teóricos predicen que Kepler- 78b se desvanecerá dentro de unos tres millones de años.

Interesante, añaden, nuestro sistema solar podría haber tenido un planeta como Kepler- 78b. Si lo hubiera hecho, el planeta se habría destruido hace mucho tiempo sin dejar signos para los astrónomos hoy en día.

Kepler- 78b orbita alrededor de una estrella similar al Sol de tipo G, y se encuentra unos 400 años luz de la Tierra en la constelación del Cisne. Un año luz es la distancia que la luz recorre en un año. Los nuevos hallazgos aparecen en la edición del 31 de octubre de la revista Nature.

Ilustación de Kepler 78b