¿Cuanto pesa la sombra?

¿Parece una pregunta tonta? Seguramente, pero en realidad, si lo piensas, no es tan fácil de responder.

¿Cuanto pesa la sombra?

En el fenómeno de producir una sombra, se requiere luz, un objeto opaco, ademas de una superficie donde proyectarla.

La luz, por un fenómeno denominado presión de radiación, tiene capacidad para “empujar”. Este efecto puede verse claramente, cuando la luz solar impulsa la cola de los cometas.

En el Siglo XIX, el físico ingles James Clerk Maxwell formuló las ecuaciones que predicen la presión de la luz, un valor confirmado experimentalmente en 1903.Por lo tanto, si todo esto es correcto, la sombra debe tener peso negativo, o al menos es así, si consideramos la presión que ejerce la luz donde sí puede iluminar.

Por lo tanto, si estas parado frente el Sol, la sombra pesa menos que el lugar donde esta iluminado….¿Cuánto menos? Es casi insignificante… La presión que recibimos de la luz del Sol es increíblemente pequeña: menos de un billonésimo de gramo por centímetro cuadrado.

En términos mas entendibles, la luz que ilumina una ciudad como Buenos Aires, tiene una fuerza total de unos 450 kilogramos. O sea. La ciudad pesa 450 kilos mas de día que de noche…..Sin embargo, a pesar de ser tan pequeña, no es intrascendente. Por ejemplo, cuando la sonda espacial japonesa Hayabusa se ​​acercó al asteroide Itokawa en 2005, la presión de la luz era igual al 1 por ciento del empuje del motor de la sonda, y tuvo que ser tenido en cuenta para que la nave pudiera orbitar tan cerca del asteroide sin problemas.

El asteroide Itokawa fotografiado por la sonda Hayabusa. Si prestas atención, algo arriba del centro de la imagen se ve la sombra de la nave……

En 2011, investigadores de la Universidad Nacional de Australia demostraron que solo con luz podían levantar partículas diminutas y colocarlas en lugares muy precisos hasta 20 centímetros de distancia.

En otras estrellas, mas calientes que el Sol, la presión de radiación puede llegar a ser enorme, al nivel de poder desintegrar un planeta o a la misma estrella.
Por ello no existen, o tienen graves problemas para su funcionamiento, estrellas de mas de unos 100 mil kelvins… por encima de esa temperatura, sencillamente la estrella es destruida en mil pedazos por su propia energía.