Las diez caminatas espaciales mas peligrosas

Extractado de Popular Mechanics

Después de la película Gravedad, muchas preguntas se han hecho sobre peligros reales para los astro/cosmonautas.

Astronautas arreglando el Hubble.
Aquí un resumen de las diez peores caminatas (EVA), de la mas suave a la mas peligrosa.

10. Reparación de Hubble


El film Gravedad comienza con los astronautas del transbordador espacial reparando el Telescopio Espacial Hubble, cuando ocurre un desastre, lo que les empuja a huir a la cercana Estación Espacial Internacional. 
En realidad, el Hubble y la Estación Espacial están a mas de 120 kilómetros de diferencia de altura y fuera del alcance de los tipos de mochilas propulsoras usados ​​por los personajes de la película. Es por eso que la última reparación real del Hubble en 2009, se consideró inicialmente demasiado peligrosa para intentarla.

Si algo hubiera salido mal, los astronautas no habrían tenido ningún refugio ni esperanza de rescate. La misión finalmente se hizo, con los astronautas John Grunsfeld, Andrew Feustel, Michael Massimino y Michael Good, que lograron realizar las reparaciones y mejoras, durante más de cinco caminatas espaciales sin ningún contratiempo.

9. Se necesita una puerta grande
En los primeros días de la carrera espacial, nadie sabía a ciencia cierta lo que se requería para un EVA, más allá de un traje espacial. 
Allí se aprendió (casi de la manera difícil) que es bueno tener una escotilla lo suficientemente grande como para dar cabida al astronauta, cuando su traje se expande en el vacío del espacio. 
En 1965, el cosmonauta soviético Alexey Leonov casi pagó por ese descuido con su vida cuando ya no podía volver a entrar a su nave espacial Voskhod después de su histórico primer paseo espacial. Afortunadamente, una válvula de alivio de presión en su traje le permitió desinflarlo lo suficiente como para pasar a través de la puerta.
8. “Una caminata espacial del infierno”
Salir de la nave espacial para dar un vistazo rápido alrededor es una cosa, pero otra es hacer algún trabajo cuando estas ahí afuera. 
En la tercera caminata espacial en la historia de los vuelos espaciales, Gene Cernan de Gemini 9 estaba en su traje sobre calentado, mientras trataba de evitar que su visor se empañara, y fue llevado hasta el agotamiento mientras intentaba hacer algunos experimentos fuera de la nave espacial. 
Con el tiempo se dio por vencido y cuando trató de ingresar nuevamente a la nave, tuvo el mismo problema que Leonov: su traje inflado le hacia casi imposible volver a entrar por la estrecha compuerta. Cernan llamó a su caminata espacial durante la Gemini 9 “una caminata espacial del infierno” en su libro de 1999 El último hombre sobre la Luna.
7. “Sasha, chocamos…”
La descompresión es la peor cosa que puede sucederle a un astronauta en el espacio. La pesadilla se hizo realidad en 1997, cuando una nave de carga Progress fuera de control se estrelló contra la estación espacial Mir, haciéndole una perforación donde golpeó. 
Con las alarmas sonando, los cosmonautas Michael Foale y Sasha Lazutkin tuvieron que utilizar la única herramienta que tenían a mano: un cuchillo de cocina para cortar los cables eléctricos que conectan el módulo dañado con el resto de la estación. Si bien esto no era estrictamente un EVA, los cosmonautas tuvieron que trabajar con rapidez para limpiar la escotilla y cerrarla antes de que se encontraran en el vacío, sin trajes. Sobrevivieron, aunque el módulo dañado nunca se pudo volver a presurizar.

6. Mission: Impossible
En 1985, el transbordador espacial Discovery lanzó un satélite desde su bodega de carga, sólo para descubrir que su cohete propulsor no dispararía. 
Debido a que el satélite hubiera sido inútil si estuviera atrapado en la órbita de la lanzadera, los astronautas Jeff Hoffman y Dave Griggs, quese suponía que no deberían hacer un EVA en este vuelo y por lo tanto tenían una formación mínima, salieron para tratar de rearmar el cohete propulsor manualmente. 
Los astronautas estaban comprensiblemente nerviosos por trabajar alrededor de un motor de cohete que podría estallar en cualquier momento. El procedimiento fue como estaba previsto, aunque el cohete siguió negándose a encender. 
5. Catapaultados
Los astronautas Pete Conrad y Joe Kerwin fueron arrojados fuera del casco de la estación espacial Skylab en 1973, cuando un panel solar atascado, que estaban luchando de abrir, repentinamente se desplegó. Sus correas de seguridad impidieron que se perdieran en el vacío.
4. El rodaje en la Luna
Mientras que las tareas que llevaban a cabo los astronautas no eran más peligrosas que otras misiones en el espacio, los EVAs realizados por los pilotos del módulo de comando de las Apolo 15, 16, y 17 ocurrieron mientras sus tripulaciones estaban lejos, muy lejos de un posible rescate. 
Mientras estaban volviendo de la Luna, el piloto del Módulo de Comando en cada una de estas misiones tuvo que ir afuera de la nave para recuperar latas de película filmadas. Gracias a ello, tenemos las vistas más espectaculares de cualquier caminata espacial, con la Luna y la Tierra de fondo acercándose.
3. Volar solo en el espacio
En 1984, Bruce McCandless atado en un sistema de cohetes, llamado unidad de maniobra tripulada (MMU), voló solo a casi 100 metros del  transbordador espacial Challenger. 
Era la primera vez que un astronauta se convertía en un satélite de la Tierra, sin la línea de seguridad que lo conecta a su nave espacial. Un problema con la MMU podría haberle perdido o varado en el espacio. Afortunadamente, el sistema funcionó sin problemas.
2. Succión de vacío
Ésto ocurrió en la Tierra, pero igualmente era el terror en un traje espacial -la descompresión. Durante una prueba en tierra de un traje espacial Apolo en una cámara de presión en 1967, el técnico Jim Le Blanc se encontró de repente sin poder respirar, cuando una manguera de oxígeno se soltó. 
Un video del difícil momento (en ingles)


Más tarde dijo que sentía la saliva en la lengua comenzaba a burbujear, justo antes de desmayarse. Sus colegas rápidamente presurizaron la cámara y lo rescataron antes de llegar a ningún daño permanente.
1. Tortura de agua
El verano pasado (2013), el astronauta de la Agencia Espacial Europea Luca Parmitano fue cegado y ahogado por una fuga de agua en algún lugar de su casco durante una caminata, fuera de la Estación Espacial Internacional. 
Como el agua primero lo cegó y luego llenó sus oídos y le cubrió la nariz, y aunque no podía moverse libremente, se las arregló para mantener la calma, mientras buscó por el tacto de nuevo la entrada a la ISS. Allí, sus compañeros de tripulación le ayudaron a sacarse el casco.
“El espacio es una frontera inhóspita dura y somos exploradores, no colonizadores”, dijo Parmitano después de su percance en su blog. “Las habilidades de nuestros ingenieros y la tecnología que nos rodea, hace parecen las cosas sencillas cuando no lo son, y tal vez nos olvidamos de esto a veces. Mejor no olvidar.”

Si hubiera ocurrido lo peor, seria una de las muertes mas extrañas: ahogado con agua en el vacío del espacio…..