Galileo Galilei. hito indiscutible

Por Daniel Julian Checa

“antes y después” en astronomía observacional

Es cierto que no inventó el telescopio refractor. Hay muchas opiniones respecto a la autoría real como concepción. En todo caso su verdadero “invento” fue construirlo con el fin específico de escrudiñar el cielo.

Luego los fue perfeccionándo (hizo muchos, no todos eficientes) y los uso hasta quedarse ciego (por observar al Sol sin los filtros apropiados). Empezó con 5 aumentos y no superó los 20 (ambos valores aproximados), a pesar de sus logros espectaculares.

En las tres fotos que ilustran el articulo, (tomadas en el Museo de Ciencias de Florencia), se observa un busto del genio de la Física, un telescopio original y una vitrina (en una de las salas), que muestra algunas de sus “herramientas”, a partir de las cuales, empieza la Astronomía Moderna.

Galileo creía en las ideas de Copérnico (quien afirmaba lo que ya habían dicho los Griegos 18 siglos antes, pero sin poder demostrarlo con la contundencia de lo observacional).

Gracias a su telescopio, puso de manifiesto que la Luna era un cuerpo físico, con cráteres y montañas. Que el Sol, también era un cuerpo físico y no una esfera incorruptible, (tenia manchas). Vio las cuatro Lunas de Júpiter. Con este ultimo descubrimiento puso en evidencia que no todo tiene que girar alrededor del Sol, ni de la Tierra. Por eso afirmo: es un antes y un después.

A partir de Galileo, comienzan los datos y observaciones modernas.

Esta pequeña nota pretende simplemente rendirle un homenaje a su valor, por asumir una actitud científica apasionada, en un momento histórico muy difícil.

Para ello, no se me ocurre nada mejor que comentar lo que me sucedió en la Noche de los Museos del año pasado (2013).

Al visitar la escuela la Normal Superior N°1 en Lenguas Vivas Pte Roque Sáenz Peña, que está en la Avenida Córdoba, en Buenos Aires (frente al edificio de Obras Sanitarias), encontré que en una mesa, atendida por alumnos de física del colegio, había un telescopio de bronce pulido muy cuidado, réplica del original de Galileo (*), y varios otros, construidos según datos sacados de internet, con lentes recuperadas y/o donadas y caños de PVC de distintos diámetros y longitudes.

Por supuesto, invitaban a los asistentes a utilizarlos para observar y si veían interés, le daban una charla acerca de los construidos por Galileo, sus observaciones con ellos y la influencia de su trabajo en el desarrollo posterior de la Astronomía. Yo casi que no lo podía creer.

Al lado (y entiendo que no era casual), había profesores de física exponiendo algunos libros (clásicos cuasi-incunables). Luego de charlar con ellos, supuse que no pocos, eran de su biblioteca personal.

Cuatro siglos después, Galileo sigue guiando la formación de nuestros jóvenes en cuestiones científicas, solo con dos tubos y dos lentes, que revolucionaron la astronomía para siempre.

(*) Las replicas de los telescopios están en el Colegio Nº 1. En la noche de los Museos de 2013, estaban en el segundo aula, en el ala izquierda del primer piso. Desconozco si están siempre en ese lugar, pero vale la pena visitarlo y buscarlo. Consultas: lenguasvivas1@yahoo.com.ar