¿Planetas girando alrededor de dos estrellas?

Se los denomina “planetas circumbinarios”, y deberían ser muy raros.

Una imagen de un atardecer “doble” en Tatooine, el planeta imaginario en Star Wars. 
En la película Star Wars, Luke Skywalker es originario del planeta Tatooine, una planeta circumbinario…. pero tal vez la mayoría de ellos queden solo para las películas….

¿Como se forman los planetas?

Normalmente, un sistema planetario se forma de nubes de gas y polvo interestelar, que por su gran tamaño, se van condensando y girando, con una forma similar a la de dos platos unidos por los bordes. 

En la parte abultada central, se forma la/s estrella/s central/es. En el resto del plano se condensan rocas y gas de distinto tamaño (disco protoplanetario). 
Por un proceso denominado acreción, estos objetos proto planetarios van chocando y creciendo, hasta llegar formar planetas. Estos objetos iniciales que colisionaron se llaman planetesimales.
La existencia de dos estrellas centrales, hace que sea difícil la formación planetaria, ya que las colisiones para el proceso de acrecion deben ser lentas, para que el planeta crezca. Si son a alta velocidad, el planeta termina destruido. Y las dos estrellas producen altas velocidades de traslación de los planetesimales.
Imagen de Kepler-34b que gira alrededor de la estrella doble, que se ve de fondo. Ilustración de David A. Aguilar, Harvard-Smithsonian Centre for Astrophysics. 
Las observaciones de planetas circumbinarios que orbitan muy cerca de las estrellas centrales, han demostrado que su formación puede ocurrir a pesar de ese ambiente muy hostil, donde la atracción gravitatoria de la binaria debe ser muy fuerte en el disco protoplanetario primordial.


Velocidades de impacto elevados y cruces de órbitas, ademas de oscilaciones de excentricidad, son los principales contribuyentes a las colisiones de alta energía, potencialmente destructivas, que inhiben el crecimiento de los posibles planetas.

En un trabajo de investigación presentando en Astrophysical Journal Letters el 31 de enero de 2014, la Dra. Zoe Leinhardt y sus colegas del Bristol’s School of Physics, han realizado simulaciones por computadora de muy alta resolución, teniendo en cuenta la gravedad entre partículas (denominadas simulaciones de N-cuerpos) para investigar la viabilidad del crecimiento de planetas en el sistema Kepler-34.

“Mejoramos el trabajo previo al incluir la propia gravedad del disco protoplanetario y un extenso modelo de colisión para manejar con precisión las interacciones entre planetesimales”, comentan.

“Nos encontramos que los eventos de erosión super catastróficos (o sea choques muy fuertes) son el mecanismo dominante para la destrucción de planetas, hasta la distancia del exoplaneta Kepler-34 (AB) b, por lo que su crecimiento es poco probable in situ. Es más plausible que Kepler-34 (AB ) b se haya formado lejos y luego migrado, de una región más allá de 1,5 Unidades Astronómicas”, agegan.

“Sobre la base de las conclusiones a las que hemos arribado para Kepler-34 , es probable que todos los planetas circumbinarios conocidos actualmente, también hayan sufrido el mismo proceso”. 

La posible excepción de Kepler- 47 (AB ) c, ya que está lo suficientemente lejos del par de estrellas como para que no lo pudieran perturbarlo demasiado.
Animación de sistema real Kepler 16. En amarillo la estrella Kepler 16 A, en naranja, Kepler 16 B, y en azul el planeta cricumbinario Kepler (AB) b. Algunos astrónomos han apodado al planeta Tatooine.