Experimento: Descomponer la luz del Sol

Uno de los mas fáciles experimentos para hacer, es la descomposición en colores de la luz de nuestra estrella.

Se requiere muy pocas cosas para lograrlo. Y se debe hacer de día. Puede ser un complemento de la observación nocturna. Es una actividad muy interesante, porque juega con la luz y los colores.

Ademas, es una de las maneras que tiene la astronomía de analizar la composición química y física de los astros: La espectroscopia. (claro que el análisis espectral se hace con equipos bastante mas complejos!!).

¿Como se puede descomponer la luz?

Hay varios formas. La más sencilla es por refracción. La luz del Sol está compuesta por todos los colores del arco iris. Por refracción cada color se desvía en un ángulo diferente. Al hacer pasar luz blanca por un prisma, por ejemplo, cada color que la compone se desvía en un ángulo diferente, descomponiéndola.

Requerimientos

un espejo plano pequeño (no importa la calidad óptica).
un recipiente mas o menos profundo
papel blanco
agua

¿Como?

Toma el recipiente (en mi caso un plato hondo), y llénalo con agua. Sumerge el espejo. Pero no lo pongas horizontal, sino que tienes que darle un pequeña inclinación. Con ellos estas fabricando un “prisma de agua”.

Si pones el espejo horizontal, no habrá descomposición, ya que no se forma el “prisma de agua”.

Como es la descomposición. No pretende ser un diagrama exacto. De hecho con la reflexión en el espejo el proceso es bastante mas complejo, pero tratar de explicarlo en detalle solo traería mas confusión..
Se ve claramente todo el equipo. Por el ángulo del espejo, la luz descompuesta vuelve para adelante. Con un papel blanco mejora la visión de los colores. 

Algunos consejos:

  • Puede usarse cualquier luz fuerte, pero el Sol es lo mas fácil.
  • No uses un láser. La característica del láser es de ser luz monocromatica, o sea, tiene un solo color, por lo que no notarás nada. Pero si tienes un láser rojo y uno verde y haces la misma experiencia, veras como se desvían cada uno en su angulo.
  • Fíjate de que el lugar donde lo hagas no haya mucho viento, porque el agua se arremolina y se mueve la imagen tanto que no se ven los colores.
  • Trata de tener una pesa pequeña, para que sostenga el espejo. Cuando lo inclinas mucho, se puede patinar e ir al fondo del plato.
  • Proyecta la imagen sobre un papel blanco. Mejora mucho la visión de los colores.
  • Trata de hacerlo a través de una ventana, para que puedas proyectar en la pared, que será mas fácil ponerla a la sombra y evitas el viento. A cielo abierto, será un poco mas difícil de lograr.