Testigos de la explosión de la Apollo 13

Sin dudas, la misión tripulada más famosa es la Apollo 11 -la llegada por primera vez del hombre a otro cuerpo del Sistema Solar, en 1969.

La Apollo 13, en su más difícil momento, pasando sobre la Luna, con los astronautas James Lovell, John Swigert, Fred Haise abordo.
¿La segunda más famosa? Creo que no me equivoco si pienso que es la Apollo 13.
Seguramente por que fue una misión muy accidentada, o por la película que hicieron posteriormente.
Pero…. ¿alguien fue testigo de la explosión?
Un poco de historia
El gravisimo accidente de la nave fue la explosión de un tanque de oxigeno, en pleno vuelo hacia la Luna. Por una cuestión de la forma en que se desarrollan los viajes por el espacio, era imposible “dar la vuelta y volver”. Simplemente tuvieron que ir hasta la Luna, rodearla y regresar.
¿Sabías que las misiones son siempre monitoreadas desde Tierra?
En el caso de las Apollo, había un telescopio de 40 cm de diámetro (Schmidt-Cassegrain) con una cámara de televisión montada en lugar del ocular.
El 13 de abril de 1970, cinco hombres de Houston no se dieron cuenta inmediatamente, pero fueron testigos presenciales de la explosión.
Los testigos
George Wyckliffe Hoffler era en ese momento un joven cirujano de la NASA asignado para estudiar los datos cardiovasculares obtenidos de los astronautas en vuelo. 
En la segunda noche de la misión, Hoffler estaba tomando un descanso de sus juntas médicas, y se había unido a otros cuatro empleados de la NASA en la azotea del edificio 16A, en el ahora Centro Espacial Johnson. 
Allí vieron un monitor de televisión conectado al telescopio. El monitor mostró dos puntos volando en formación en su camino a la luna: el más brillante de los dos era la tercera etapa del vehículo de lanzamiento Saturno V (ya gastada); el más débil era la nave espacial Apollo 13, que se había separado de la tercera etapa dos días antes. 

Cada diez segundos, la cámara de TV integraba la imagen. 
“Entre una integración de diez segundos y la siguiente”, dijo Hoffler, ahora retirado en Titusville, Florida, “no podemos decir exactamente en que segundo, el punto menos brillante no era un punto más. había cambiado. Era como una esfera expandida, que reflejaba la luz. Un disco. Y recuerdo el tipo que estaba a cargo de la cosa, Andy Saulietis, … dijo, ‘¿Qué diablos es eso?’

El cuadro de diez segundos en cuestión a través de la cámara de TV. Es muy ruidosa (ten en cuenta que es una cámara de 1970….), pero se ven claramente la tercera fase de la Apollo (S-IVB), la Apollo 13 (AS 13 SPACECRAFT) y la nube de oxígeno (O2 CLOUD).  También se ven estrellas de fondo.

“La imagen de los diez segundos que siguieron creció un poco más, y después empezó a desvanecerse a medida que el gas se disipaba en el vacío del espacio. Miramos durante dos o tres minutos, supongo”. 

“Retrospectivamente, creo que ninguno de nosotros tuvo la presencia de ánimo para llamar al control de la misión y decir, ‘Hey chicos, tienen un problema.”

Lo que estaban viendo era el oxígeno del tanque roto, perdiéndose en el espacio. En el vacío, no había presión atmosférica para contener el vapor en expansión. 

“Se calculó que el diámetro de esa esfera reflectante de gas que rodeaba a la nave espacial tendría unos 15 kilómetros. Además, escapó en tan sólo unos segundos”, dijo Hoffler. 
Los astronautas Jim Lovell, Jack Swigert y Fred Haise mantenian la calma, mientras reportaban diversas lecturas al control de la misión. Lovell, finalmente, miró por la ventana para decir que veía algún tipo de gas perdiéndose en el espacio.

El modulo de la Apollo 13. Es una de las poquísimas imagenes tomadas por los astronautas cuando la abandonaron. Fíjate que el panel del lado izquierdo, sencillamente no está. La explosión lo arrancó.

Se cumplieron ya 44 años del evento, y todavía muchos lo siguen recordando con un nudo en el estomago…..

¿Que paso con la tercera etapa?

Como estaba acompañando a la nave tripulada hacia la Luna, la S-IVB se impulsó para que chocara con nuestro satelite, el 14 de abril de 1970, generando un cráter nuevo y un sismo artificial.

El impacto de la tercera fase produjo éste cráter, de unos 30 metros de diámetro, en el Mare Cognitum. Imagen de 2010, tomada con la LROC.

En 1970, el único sismógrafo utilizable era el de la Apollo 12, dejado allí cinco meses antes, y detectó la colisión, ocurrida a 135 km. de distancia. Con ello, se pudo determinar parte de la estructura interna de la Luna.

El sismo artificial detectado por la Apollo 12.