Algunas grandes ideas de la NASA que fracasaron

Traducido de Popular Mechanics

En la historia de la investigación espacial, la NASA desarrolló muchas ideas que parecían excelentes, pero que finalmente no fueron implementadas por distintos motivos, tanto prácticos como económicos.

Algunas de esas ideas originales reformadas, se están investigando ahora mismo.

Energía Nuclear a Marte 

En la década de 1950, la energía nuclear estaba en auge. También lo fue la idea de un cohete nuclear. La NASA probó un motor de propulsión nuclear llamado NERVA, que habría llevado a los astronautas a una base lunar o a Marte.

Concebido como una tecnología post-Apollo, las pruebas en tierra tuvieron lugar en Los Álamos en 1966. El cohete proporcionaba 50.000 libras de empuje en su etapa de prueba. Es pequeña comparada con los mas de 7 millones de libras del Saturno V, pero era un buen comienzo.

Diseño original del NERVA- NASA

Al igual que muchos otros programas salvajemente ambiciosos de la NASA, NERVA fue desechado por la Administración Nixon en 1972.

Wernher von Braun también propuso misiones tripuladas a Marte usando el NERVA y una nave con forma de dona girando sobre sí misma para crear gravedad artificial.

Los elevados costos de las misiones, hicieron que se perdiera el apoyo popular y político. Sin embargo, el concepto puede no estar muerto para siempre.

El Proyecto Prometeo, un sucesor de NERVA destinado a ser utilizado en el sistema solar exterior, fue cancelado en 2005, pero el programa de Sistemas de Exploración Avanzada de la NASA tiene un equipo que trabaja en una prueba de tres años con la llamada Propulsión Criogenica Nuclear,  desde el año pasado.

Viaje Interestelar 

Los británicos tenían el Proyecto Daedalus, un experimento mental llevado a cabo en la década de 1970 para determinar cómo los seres humanos podrían viajar a la Estrella de Barnard en 50 años, con el uso de la propulsión nuclear. El concepto era hacer pequeñas explosiones nucleares que fueran acelerando la nave.

Una de las hojas del paper donde investigan el viaje a Alfa Centauri…. estos muchachos eran ingenieros, no astrónomos, y confunden a Alfa Cen A y B con Beta Centauri…… 

Luego, nació el proyecto Longshot de la NASA, que tomó esta idea y la llevó un paso más allá, diseñando una sonda no tripulada para llegar a Alfa Centauri, usando únicamente la tecnología existente alrededor del año 1988.

La idea era que la sonda alcanzaría el sistema Alpha Centauri en 100 años, entrando en órbita alrededor de la estrella Alfa Centauri B. Si todo hubiera ido según lo planeado, la nave habría sido construida a bordo de la Estación Espacial Internacional. Pero desgraciadamente no pasó de la etapa de planificación.

El informe del proyecto Longshop puedes verlo en el enlace (en ingles).

Mega Luna Rover 

No se puede tener una base lunar sin un buen vehículo para movilizarse. La General Motors diseñó el MOLAB precisamente para eso.

El Laboratorio Geológico Móvil, de 4 toneladas, habría permitido a los astronautas tomar misiones de dos semanas fuera de los confines de una futura base lunar, y funcionaria como un laboratorio y morada para su tripulación.

De 6 metros de altura y capacidad para una presión atmosférica normal, habría permitido que los astronautas vivieran y trabajaran en el interior. La nave fue construida y probada, pero nunca se utilizó más allá del desierto de Nuevo México.

El MOLAB tenía un motor Corvair modificado y era tan pesado que sólo un cohete Saturno V podría haberlo llevado fuera de la Tierra.

Sobrevuelos a Marte y Venus tripulados 

Si el programa Apollo hubiera continuado, la NASA podría haber lanzado sobrevuelos (no descensos) a nuestros dos planetas vecinos más cercanos. El Grupo Mixto de Acción Planetaria, un consorcio de científicos e ingenieros, propuso que era posible hacer sobrevuelos con cuatro astronautas a Venus o Marte con un mínimo gasto de combustible.

Ilustración de una nave tripulada en Venus, lanzando un satélite. NASA.

En 1967, descubrieron que podían lanzar un cohete en enero de 1975, hacerlo pasar por Marte en enero de 1976 y regresarlo a la Tierra en julio de 1977.

La siguiente oportunidad sería la salida de la Tierra en mayo de 1981, volar sobre Venus en diciembre de 1981, luego Marte en octubre de 1982, nuevamente Venus en marzo de 1983. regresando a la Tierra en julio de 1983, con una duración de misión de unos 790 días.

El viaje era totalmente factible…. de los alimentos y oxigeno, no hay mucho comentario.

 El proyecto nunca fue más allá del papel en que se imprime.

Mirar el Sistema Solar desde arriba 

La nave espacial Pioneer H, que se encuentra actualmente en el museo Smithsonian National Air and Space, es gemela de las exitosas misiones Pioneer X y X1.

Si se hubiera lanzado, se habría llamado Pioneer 12.

Al igual que sus hermanas, utilizaría la asistencia gravitatoria de Júpiter para acelerarse, pero en este caso, viajaría por encima del plano del Sistema Solar, donde estudiaría el efectos del Sol en el sistema y su interacción con el espacio interestelar.

Desde ese punto privilegiado podría ver el Sistema Solar completo “desde arriba”.

La NASA nunca aprobó el diseño final de misión y desechó el plan.

Sin embargo, una nave diferente, hizo algo parecido en la misión Ulises, aunque no tan lejana como hubiera sido la Pioneer 12.