Los viajes de Gulliver y los satelites de Marte

Jonathan Swift escribió “los viajes de Gulliver” en 1726. Entre sus aventuras, Gulliver entra en contacto con las capacidades técnicas de los Laputienses, un pueblo muy avanzado.

La tapa original de la obra.

Laputa era una isla imaginaria flotante, que los laputieses podían dirigir en cualquier dirección.

En una parte del texto, el libro dice:

… Esta ventaja les ha permitido extender sus descubrimientos mucho más allá que los astrónomos de Europa, pues han conseguido hacer un catalogo de diez mil estrellas fijas, mientras el más extenso de los nuestros no contiene mas de la tercera parte de este numero. Asimismo han descubierto dos estrellas menores o satélites que giran alrededor de Marte, de las cuales la interior dista del centro del planeta primario exactamente tres diámetros de éste, y la exterior, cinco; la primera hace una revolución en el espacio de diez horas, y la última, en veintiuna y media; así que los cuadros de sus tiempos periódicos están casi en igual proporción que los cubos de su distancia del centro de Marte, lo que evidentemente indica que están sometidas a la misma ley de gravitación que gobierna los demás cuerpos celestes.

Describe a las lunas como pequeñas, a cortas distancias de Marte….. nada interesante….
Salvo que las lunas Phobos y Deimos fueron descubiertas por Asaph Hall realmente en 1877, 150 años después!!!
¿Como puede ser que lo supiera?
Antes de presuponer viajes en el tiempo o influencias extraterrestres, debemos pensar que Jonathan Swift era una persona culta, con amplios conocimientos científicos.

Deimos, con uno de sus cráteres, Swift.

Sabia que Júpiter tenia 4 satélites (descubiertos por Galileo antes de 1610), y la Tierra tenia 1. Supuso un numero intermedio….. 2 o 3.

Seleccionó 2, y debían ser pequeños, porque de otra manera ya habrían sido detectados. Por otro lado, debían estar cercanos al planeta, sino Júpiter con su influencia gravitacional se los hubiera sacado. Ademas por el texto se nota que conocía las leyes de Kepler.

Analicemos los datos que usó, comparados con la realidad:

Phobos –

Swift: distancia: 20.400 km. Periodo: 10,0 hs. 
Real:  distancia:  9.377 km. Periodo:  7,6 hs.

Deimos –

Swift: distancia: 34.000 km. Periodo: 21,5 hs. 
Real:  distancia: 23.460 km. Periodo: 30,3 hs. 
Nota los valores completamente diferentes. Es solo es una casualidad……

Posiblemente el siguiente escritor de estilo similar, que mezclaba imaginación con hechos científicos conocidos, pero muy posterior, fue Julio Verne.

Sus satélites Phobos y Deimos, tienen cráteres con nombres de Swift y Gulliver, en su honor.

Phobos, con el cráter Gulliver.

Aquí puedes ver el libro completo.