Secretos en la Luna. N. Armstrong se quedó con souvenirs?

Una de las características principales de los astronautas de la década del 60, era el entrenamiento, organización y capacidad para seguir ordenes. De hecho eran militares.

El espacio era un mundo tan desconocido, que esas capacidades de reaccionar con sangre fría ante cualquier cosa, los hacia ideales para llevar a cabo misiones tan peligrosas.

Cuando el hombre llego por primera vez a la Luna en 1969, Neil Armstrong, cuyo apodo era Iceman, tuvo el privilegio y responsabilidad de ser el primero.

Junto con su compañero “lunar” Michael Collins, apenas se quedaron unas horas en nuestro satélite, y en el final de la misión, por un problema de peso, deberían dejar todo lo innecesario en dos lugares: en la superficie lunar o en el modulo lunar, el que una vez conectado con el modulo de servicio, se lo dejaría caer en la Luna.

A pesar del entrenamiento, estas personas valientes y creativas, torcían cuando querían un poco los procedimientos….

El modulo lunar, a la izquierda y el modulo de servicio, a la derecha. Los astronautas para regresar, pasan todo lo inútil al modulo lunar, que luego es abandonado. Regresa a la Tierra solo el modulo de servicio.

De regreso, aun en órbita lunar, después de que se acoplaron con el modulo de servicio, Armstrong dijo el comandante Michael Collins que se llevaría una bolsa que contenía “partes, cachivaches” del módulo lunar – “sólo un montón de basura que queremos conservar”. Luego se deshicieron del módulo, que finalmente se estrelló en la luna.

Una de las ultimas comunicaciones de Armstrong con el control de misión en Houston refirió a que llevaba un “peso misceláneo” y “equipo diverso” que pesaban alrededor de 10 libras. y así quedo esta historia, aparentemente sin ningún contenido, durante mas de 4 décadas.

La historia continua

Después de que falleció Armstrong, en el año 2013, su viuda Carol Armstrong, haciendo una limpieza, encontró una bolsa, que contenía una serie de productos…. poco después, se dieron cuenta que era el montón de “basura que quería conservar….”

Entró en contacto con el Museo Nacional del Aire y del Espacio. El museo investigó y documentó el equipo. El “tesoro” incluía luces de utilidad y cables; un espejo; un casco de amarre y una correa de la cintura; una llave de emergencia; bolsas y redes, pero lo mas valioso fue una cámara que fue la que documentó, usada por Aldrin, los primeros pasos de Armstrong en la Luna, y varias tomas en superficie, como cuando clavan la bandera en el suelo selenita.

Aquí puedes ver el detalle (en ingles) de los hallazgos, documentados, y fotos de donde estaban en el modulo lunar. Tomate tu tiempo porque es largo, pero interesantísimo ver los objetos en gran detalle, y donde estuvieron en la misión.

Estos productos son ÚNICOS, ya que en las otras misiones, fueron dejados en el modulo lunar, que luego se destruyó….. o tal vez algún otro astronauta se habrá quedado con algo?

No tengo dudas que todos los astronautas deben tener guardadas “cosas” entre sus posesiones mas caras…..

Los 20 productos y la bolsa blanca, a la izquierda, donde estaban guardados.

Un video con las novedades.