Astrofotografia: Cuando el cielo es el límite

Por Daniel Das Airas

Le pedimos a Daniel que escribiera este artículo, que le servirá claramente al que quiere aprender a sacar fotos de larga exposición, describiendo sus experiencias detalladamente. Si lo lees, tal vez te ahorre algunos pasos y muchos dolores de cabeza!.

La nebulosa de Orión en las primeras experiencias, arriba, y abajo, como sale hoy. Marcadas con un ovalo las mismas estrellas.

Así comienza la historia:

No hace mucho tiempo que empecé con el hobby.

Siempre me había interesado el tema pero – tengo que reconocerlo – nunca se me había ocurrido encararlo más o menos seriamente.Un día me decidí y comencé el curso de astronomía. El básico, obviamente.Luego estrené una salida observacional con mi telescopio: un 114-900 en montura EQ2 a la que – más tarde – le instalé el motorcito.

telescopio 114900 EQ2, sin motor.

Entonces empecé a sacar las primeras astrofotografías.

Lo hacía con una cámara automática (pocket). Siempre a proyección de ocular.

En ese momento las imágenes me parecieron espectaculares. Pero pronto me dí cuenta que no iba a poder pasar de la luna, Saturno, Júpiter, Orión y poco más.

No tenía más de cuatro segundos de exposición. Era muy poco.

Empecé a averiguar, básicamente a través de internet, como mejorar mis tomas.

Saturno: arriba en las primeras experiencias. Abajo: como sale hoy.

Los foros resultaron muy valiosos. Muchas de las preguntas de los foreros eran las mismas que yo me hacía.

Hice otro curso de astrofotografía.

Y empecé a obtener respuestas. Pero – fundamentalmente – empecé a acumular “horas de vuelo”.

Llegó la Canon t3i. Y el Mak 127/1500. Todo sobre una montura eq3 motorizada a la que le instalé un sistema “picgoto”.

Con esto aprendí a utilizar el Cartes du Ciel. ¡ Chau Stellarium !

Cada foto fue un instante de felicidad.

Porque – supongo – ese es el objetivo que buscamos los que nos gusta esto de mirar el cielo.

Luego me hice de un Newton 150/750.

Y quise guiar. Fui por el cielo profundo, galaxias, nebulosas.

Compré un Galileo 70/400. Un juguete “muy oscuro”. Le saqué los diafragmas internos. Gané en luminosidad lo que perdí en aberración cromática. Pero sirvió (y sirve). Este pequeño telescopio con la webcam, sirve para que guíe automáticamente sobre estrellas brillantes.

Un 70400…. increíble que se pueda guiar con él……

¿Y la camarita para guiaje? Una webcam china de veinte dólares que se portaba más que bien cuando la estrella era respetable.

Todo este sistema lo monté sobre el lomo del 150/750 en un dispositivo que me hizo de manera artesanal el que (supongo) debe ser uno de los pocos técnicos que hoy por hoy fabrican accesorios para telescopios. Don Julio Ollero (a él me refiero) vive en Dock Sud. Hasta allá fui. No me defraudó.

Pero vino otro problema.

El conjunto Newton 150/750, tubo guía, webcam, Canon y adaptadores resultaba muy pesado para la montura eq3.

¡ No la podía balancear ! Me acordé de Arquímedes y su palanca. La cuestión no pasaba sólo por sumar más pesas. También se podía alargar la barra. ¡ Y hasta poner menos pesas !

Telescopio 150750 EQ3 sin motores.

Un amigo me regaló la nueva barra. No fue fácil. La hizo su padre. Un tornero italiano de ochenta años. La clave estaba en el material: acero trefilado.

Funcionó perfectamente. Menos pesas. Menos exigencias para los motores. El mecanismo más liviano.

Después ví en internet que en Estados Unidos vendían extensores de barra…… No había inventado nada…..

Y empecé a guiar. Primero manualmente.

Lo hicimos con un amigo (el de la barra) que me acompañó varias noches. Aprendimos bastante.

Luego empecé a probar con el PHD2. Noche de muchísimo frío y rocío. Hasta las tres de la mañana no hubo manera que el software funcionara.

Pero, de repente, aparecieron las líneas verdes y empecé a escuchar los golpecitos de los motores. ¡Estaba guiando!

Ahora las fotos ya eran a foco primario (a lo sumo con un Barlow x 2).

Cada vez más luminosas y sobrecogedoras.

En una StarParty conocí a una EQ5.

Me enamoré y le propuse matrimonio. Hoy estamos casados. Nos llevamos muy bien.

Una montura tipo EQ5

Aguanta doscientos segundos sin temblar. Y va para donde le ordeno sin chistar.

Todavía hoy me maravillo con la combinación del Cartes du Ciel, el Eqascom y el PHD2.

¡ La montura se maneja con el mouse !

¿Lo último?

.- Le saqué el filtro IR a la Canon y lo reemplacé con un Baader que trajeron del exterior. Estoy en proceso de prueba pero puedo asegurar que mejoraron muchísimo las imágenes.

¿Truquitos o mañas?

.- Ocular reticulado (retroiluminado) de 12 mm. 

Sin él no podría hacer ninguna puesta en estación. Porque – tengo que admitirlo – mis puestas en estación son: estrella al este, estrella arriba y tornillos. Nada de software. Ciento por ciento método de las derivas.

Ocular reticulado iluminado de 12 mm.
.- Nivel. 
Sí el de la ferretería. Que utilizo para alargar las patas y para setear los círculos de AR y DEC. Casi casi como un albañil cuando pone los cimientos de su edificio..- Mi infaltable BackYard EOS (pero hay otros). 
Maneja la programación de la cámara. Enfoca. Filma planetaria. Arma las rutinas de fotografías de cielo profundo. Cuando lo probé me di cuenta que nunca más lo cambiaría.Ahora estoy descubriendo el Aladin Sky Atlas. Lo recomiendo. Es una aplicación muy interesante.

La galaxia del sombrero al principio y ahora. Ademas del equipo. la experiencia es fundamental para obtener buenos resultados.

Otros consejos

Por si a alguien le interesa les paso mis comentarios a modo de consejos:.- Participar en los foros de internet. Publicar fotografías. Escuchar críticas..- Preguntar a los fabricantes y desarrolladores de software por dudas o aclaraciones

.- En la medida de lo posible recorrer todos los caminitos sin saltarse ningún escalón. Cada técnica tiene su ciencia y todo sirve para adquirir conocimientos.

.- Participar de las Star Party. Si bien son más sociales que observacionales, la realidad es que, sirven para aclarar dudas e intercambiar experiencias.

.- Planificar las salidas. Ver antes los objetos que se programan fotografiar. Llevar todo anotado.

.- Disfrutar del Cosmos.