El reloj de Sol del Zoológico de Buenos Aires

El fin de semana fui al Zoológico y pude apreciar la belleza del reloj de Sol. Una hermosa mujer desnuda que, con la sombra de su dedo, indica la hora.

Y me dio curiosidad por saber algo mas.

Y aquí esta la pequeña investigación que hice.

Según la jefa de restauración del Zoológico, la Arq. Maria Cristina Fernández:

“la obra está inventariada como “Reloj solar”. Es una escultura realizada en mármol tipo Carrara, está firmada por J. M. Lubary y es de 1912.
No contamos con documentación que indique que sólo el diseño del reloj pertenece al autor, aunque consideramos de su autoria la obra completa. La escultura alcanza una altura total de 2,30 m, un ancho de 1,00 m. y 0,80 m. de profundidad.
La terminación tanto del cuerpo de la mujer como el frente del reloj es pulida y la inscripción en latín que se halla en éste, se traduce como: “Marco solamente las horas apacibles”. Es una de las pocas obras de mármol con que cuenta el Jardín Zoológico. En el año 2008 se le realizó una limpieza técnica, y se hicieron tareas de conservación para 2012. No contamos por el momento con otra información acerca de esta obra.” 

Nunca va a dejar de sorprenderme la poca información de obras arquitectónicas que existe en CABA…..
El reloj en detalle. Aquí dice en latín “marco solamente las horas apacibles”. Aunque desde el Zoo dicen que es de 1912, la placa marca AD 1914. 
¿Quien es el autor?
Hablar del Dr. Jorge María Lubary (1862-1934) es evocar una época de la Argentina floreciente y en avance. En 1880 el General Julio Argentino Roca asumía la presidencia de la República. Lubary fue muy admirado por Roca.
Fue socio del recién inaugurado Jockey Club. El jóven abogado fue aceptado como socio de este club exclusivo, y de esta forma en medio de las grandes fortunas, los apellidos ilustres, los haras y los “pursang” se vinculó con la élite porteña situación que le permitió realizar algunas de sus más logradas obras artísticas.Jorge María Lubary o J.M.L. como también firmaba muchas de sus obras, fue un adelantado en décadas a ciertos modismos actuales. Además de trabajar en su bufete de abogado, realizaba otras actividades entre ellas el cincelado de medallas y esculturas. El buen pasar económico y sus cualidades de artista le permitieron dedicarse a aquello que más le gustaba y lo hizo con excelencia.
Miembro de una familia tradicional de Santa Fé, nació en San Carlos.

Se inició en el modelado de medallas en el taller del escultor italiano Claudio Massa y siempre se consideró su discípulo. De sus manos salieron algunas de las más importantes y bellas medallas argentinas. Su obra fue reconocida por sus contemporáneos y los elogios periodísticos fueron frecuentes. Y aunque fue autor de varias esculturas (incluido este hermoso reloj solar), su mayor mérito residió en el arte de la medalla.

Dicen que pasaba casi todas las mañanas en su casa-taller-museo de la calle Ecuador 1526, casi esquina Berutti, cincelando, diseñando y modelando y que en la misma había una galería cuyas paredes se hallaban tachonadas con sus moldes de yeso.
Con el círculo rojo está marcada la posición del reloj en el zoo.

Sus otras aficiones

También perteneció al Tiro Federal, creado por la misma época, y fue campeón de tiro.

Gracias a personas con visión de futuro se fundó el primer Aero Club Argentino el 13 de enero de 1908. Jorge María Lubary fue uno de sus fundadores.

Es difícil encuadrar a Jorge María Lubary y compatibilizar sus actividades de abogado, aunque fue senador en su provincia no tuvo actuación política destacada, más bien brilló por personalidad mundana y se destacó sin par por su vocación artística.

Se especializó en el diseño de medallas, actividad hoy casi olvidada y rescatada en la memoria por estudiosos y coleccionistas, pero en su época era un testimonio de cuanta actividad de cierta envergadura había en el país. Tuvo la responsabilidad de realizar encargos que recuerdan momentos cumbres en la vida no solo de Buenos Aires sino también de la Argentina.