Vino de cometa

¿Vino de cometa? ¿una nueva locura? No. Más bien vieja. Durante el siglo XIX, cuando se daban cosechas muy buenas, con producción de vinos de muy alta calidad, se decía que había una influencia de los cometas brillantes que pasaban en ese momento.

El primer “Vino de Cometa”

Así, el primero de ellos, y el que se considera de mejor calidad, es el asociado al cometa de 1811.

¿Es verdad?

No existe ninguna prueba de la relación. De hecho, ha habido excelentes cosechas, que no están asociadas a ningún cometa…. Se sabe que aproximadamente se da un cometa lo suficientemente brillante para verse a simple vista cada 5 años, y realmente brillante cada 20. No es difícil asociarlo.

Pero eso no tiene trascendencia: lo importante es la carga emocional que le ponemos a las cosas, mas que la realidad que tengan.

Durante el siglo XIX muchos enólogos asociaban el éxito de las cosechas a las condiciones meteorológicas y los efectos inexplicables de los cometas.

De hecho ha quedado en el vocabulario el nombre “Vino de Cometa” para hacer referencia a un vino de muy alta calidad.

Los “vinos de cometa” han aparecido con los cometas de los años 1811, 1826, 1839, 1845, 1852, 1858, 1861. Luego algún hábil marketinero lo asoció al Halley (1985) y al de 1989.

La historia del mito

El comienzo del siglo XIX fue bastante malo en calidad de vinos. Los fabricantes pueden suportar un año de mala cosecha, pero varios, es muy complicado.

Luego, en 1811, el astrónomo francés Honoré Flaugergues descubrió el cometa (denominado modernamente C/1811 F1). Fue visible durante 260 días, y llego a tener magnitud cero. Era similar en aspecto y brillo al cometa Hale Bopp, de 1997.

 Dibujo del Gran Cometa de 1811

El cometa, descubierto en marzo, y fue visible durante la mayor parte de la temporada de crecimiento de las vides. Ese año, los vinos producidos en Francia fundamentalmente fueron de excepcional calidad. La vendimia 1811 fue un cambio de fortuna (suerte y dinero!) en regiones como Burdeos, Cognac, Champagne y Sauternes. Había surgido el mito….

El embotellado de Champán de la vendimia de ese  año se considera el primer Champagne “moderno”.

El catador Robert Parker

El Château d’Yquem de 1811 fue probado por el famoso catador Robert Parker en 1996. El experto desarrolló una calificación de 0 a 100. No solo lo encontró como “excepcionalmente longevo”, sino que lo calificó con un 100 – un vino perfecto.

Una botella fue vendida en 2011 en cien mil dolares…….

En el 1992 la comedia romántica El año del cometa, una botella de 1811 Château Lafite es central en la línea de la historia.

El cometa Donati (C/1858 L1)

La vendimia 1858, asociada al cometa Donati,  fue ampliamente elogiada por la calidad del Burdeaux Clairet que salió de esa época.

La vendimia de 1874 fue considerada especialmente favorable para los vinos alemanes, por su cometa asociado.

Puedes ver una noticia del New York Times de 1874, donde hacen referencia a las cosechas de vinos alemanes influenciados por el cometa de 1874.

El cielo siempre ha estado relacionado con la humanidad, aun en las cosas mas simples, como un vino.