20 de Julio – Ciencia y Fé

Por Daniel Julián Checa

Es un día muy especial para mí: hubiera sido el cumpleaños de mi papá, se celebra el día del amigo (la amistad es una experiencia maravillosa de nuestra vida relacional) y se cumple un nuevo aniversario de un hito excepcional en nuestra aventura espacial.

ciencia_y_fe

Efectivamente, un día como hoy dimos comienzo a esta historia increíble de caminar por otro lugar diferente de nuestro querido, original y habitual planeta Tierra (todavía, paradójicamente no del todo conocido).

La Luna (lunera y cascabelera para los boleros de los enamorados tímidos o un queso fluorescente para los tangueros bravíos), estrechó a partir de entonces, lazos fraternos con nuestros laboratorios de investigación, a través de sus valiosos aportes materiales. Definitivamente, su influencia desde lo visual a la imaginación poética, había quedado atrás.

El espacio exterior, empezó a ser vulnerable ya no sólo a nuestros vuelos especulativos imaginarios, sino a todo un arsenal de acercamientos diversos, que buscan intrépida e incansablemente develar el gran misterio de nuestros orígenes. Sueños que van convirtiéndose sucesivamente en realidades “cercanas” como en Marte y ya desafían los confines de nuestro llamado Sistema Solar.

Mente y corazón. Pensamiento y sentimiento. Son maneras diferentes de expresar lo que constituye lo esencial de la integridad humana. Así como Ciencia y Fe. Al menos para mí.

images (1)

He querido simplemente sumarme al esfuerzo grandioso y generoso que Claudio Martínez viene haciendo desde hace tantos años, en pos de la divulgación rigurosa de temas astronómicos. Me ha parecido algo digno para cerrar esta secuencia de clínicas abiertas gratuitas.

Como el tiempo solo alcanzará para una breve introducción, quiero recordar que entre mis artículos en Infobservador, hay tres que específicamente abordan parcialmente la cuestión:

“Fe y Ciencia, ¿irreconciliables?

“Ciencia y Religión, Reconciliables Diferencias”

y “Universo y Ciencia, visión actual”.

El primero de ellos, dio en su momento como resultado en muy pocos días, más de 100 respuestas en Facebook provenientes de los amigos de ABAA (Asociación Bahiense de Aficionados a la Astronomía).

Lamento que por cuestiones de distancia, no puedan ellos contribuir presencialmente con sus valiosos aportes. Fue pensando en eso, que se me ocurrió esta posibilidad de poder  hacerlo por escrito a través de un archivo Word. Prometo leer todo lo recibido, agrupar conceptos comunes y exponerlos en la reunión para enriquecimiento del grupo.

Obviamente hay muchísimo material sobre el tema. Por citar dos enfoques nada más (a modo de ejemplo), recomiendo desde la filosofía el debate Russell –Copleston y desde la astrofísica el de WeinbergPolkinghorne. (puedes bajarte los debates en castellano, gratis, en formato .pdf).

einstein-ciencia_fe2

Pero insisto. Más allá de los aspectos rigurosos, me interesa lo humano, que fundamentalmente pasa por la búsqueda de sentido y significado a las incógnitas que plantea el enigma del Universo y de nuestra existencia. Y en ese contexto, la importancia de las respuestas, físicas y metafísica que aparecen como satisfactorias, tanto desde un punto de vista cognoscitivo como emocional.

No intento polemizar (aunque expresaré con sinceridad mi visión), sino coordinar las opiniones ajenas y recabar información acerca de su fundamento. Luego sacar conclusiones globales.

A sabiendas que la relevancia de los resultados estadísticos, depende siempre del tamaño y representatividad de la muestra, ruego la máxima participación y colaboración.

Si el tema no interesa, quedará allí, claramente evidenciado. Broche de Oro (a mi gusto) para el cierre y nada más. Si por el contrario, surgiera un temario interesante para futuros encuentros, nuestras expectativas de máxima se habrían cumplido y desde ya, comprometemos el esfuerzo necesario para realizarlo.

En cualquier caso, nuevamente muchas gracias a todos.

Si quieres participar de la charla/debate del 29 de julio de 2015 en CABA, puedes inscribirte en el enlace.