¿Un noveno planeta en el Sistema Solar?

El Sistema Solar parece tener un noveno planeta, según un reciente trabajo.

planeta_nueve_caltech

Hoy, dos científicos anunciaron evidencia de que un cuerpo casi del tamaño de Neptuno, no visto hasta ahora, orbita alrededor del Sol cada 15.000 años.

Durante la infancia del Sistema Solar hace 4.500 millones de años, dicen, el planeta gigante fue eliminado de la región de formación
planetaria cerca del Sol. Frenado por el gas, el planeta se instaló en una órbita elíptica estable distante, donde aún se esconde en
la actualidad.

La afirmación es la más fuerte hasta ahora en la búsqueda de siglos de un “Planeta X” más allá de Neptuno.

La búsqueda durante tanto tiempo se ha visto afectada por las afirmaciones exageradas e incluso charlatanería pura y simple.

Pero la nueva evidencia proviene de un par de científicos planetarios respetados, Konstantin Batygin y Mike Brown, del Instituto de
Tecnología de California (Caltech) en Pasadena.

¿Puede ser Nibiru?

No existe ninguna evidencia seria de la existencia de Nibiru. Ademas, supuestamente este planeta ficticio esta cerca del
Sol, y el “Planeta X” se encuentra mucho mas allá de Pluton y Sedna.

La hipótesis

El planeta Neptuno fue hallado por cálculo, por las perturbaciones que producía particularmente sobre el movimiento de Urano.

De la misma manera Batygin y Brown relacionan algunas posiciones de objetos del Cinturón de Kuiper (KBO), y creen que esas órbitas
y localizaciones están relacionadas con un objeto mucho mayor, que los esta perturbando.

Orbits_1280_PlanetX2
Los seis KBO analizados estan hacia la izquierda, y el Planeta X hacia la derecha. La región rosada es la búsqueda con el telescopio Subaru.

En la investigación, infieren que la agrupación peculiar de seis objetos que orbitan más allá de Neptuno, está producida por un objeto mayor muy lejano.

Dicen que sólo hay una posibilidad en 0,007%, o aproximadamente uno de cada 15.000, de que la agrupación sea casual. En lugar de ello, dicen, un planeta con una masa de 10 Tierras puede haber guiado a los seis objetos en sus extrañas órbitas elípticas, inclinadas hacia fuera del plano del Sistema Solar.

Si el Planeta X está ahí fuera, los astrónomos deben encontrar más objetos en órbitas reveladoras, modeladas por el tirón del gigante oculto.

La historia

Ha habido en el pasado muchas veces en la que se postulo el Planeta X. En la década de 1980, por ejemplo, los investigadores propusieron una estrella enana marrón invisible, que podría causar extinciones periódicas en la Tierra mediante la activación de andanadas de cometas desde la nube de Oort. Su órbita seria de 65 millones de años.

En la década de 1990, los científicos invocaron un planeta del tamaño de Júpiter en el borde del Sistema Solar para explicar el origen de ciertos cometas raros.

Pero aquí la aproximación es diferente, mas solida. Mediante la combinación de las órbitas de Sedna con otros cinco KBO raros, Brown dice que ha descartado estrellas como la influencia invisible: Sólo un planeta podría explicar estas órbitas extrañas.

Las simulaciones

Batygin y su equipo comenzaron a correr simulaciones del Sistema Solar con el Planeta X, de varios tamaños y órbitas, para ver qué versión explica mejor trayectorias de los KBO raros. Algunas de las corridas en computadora tomaron meses.

El tamaño mas apropiado para perturbar a los KBO es de entre 5 y 15 masas terrestres, y la órbita preferida, en contra de los seis KBO, de modo que el perihelio (mínima distancia al Sol) del planeta X está en la misma dirección que afelio (máxima distancia al Sol) los seis objetos.

Como bonus, las simulaciones implican que el Planeta X expulsaría objetos casi perpendicularmente al plano del Sistema solar, que es lo que se observa en los KBO raros.

Otras opiniones

Otros, como el reconocido astrónomo David Jewitt, que descubrió el primer KBO, o redescubrió en 1985 el cometa Halley, son más cautelosos.

La probabilidad de 0,007% de que la agrupación de los seis objetos sea casual, da una entidad estadística de 3,8-sigma- más allá del umbral de 3-sigma, que normalmente se requiere para que una predicción sea tomada en serio, pero por debajo de 5-sigma que se utiliza como segura.

Eso preocupa Jewitt, que ha visto un montón de resultados 3-sigma desaparecer al mejorar los datos.

La búsqueda

Pero Brown sabe que nadie va a creer realmente en el descubrimiento hasta que aparezca una imagen del Planeta X en el telescopio. “Hasta que no haya una detección directa, es una hipótesis, aunque es una potencialmente muy buena”, dice.

Los astrónomos tienen algunas buenas ideas sobre dónde buscar, pero detectar el nuevo planeta no será fácil. Dado que los
objetos en órbitas muy elípticas se mueven más rápido cuando están cerca del sol, el Planeta X pasa muy poco tiempo a menos de 200 UA  ( la Unidad Astronómica -UA- es la distancia entre la Tierra y el Sol).

Si estuviera allí ahora mismo, dice Brown, sería tan brillante que los astrónomos ya lo habrían visto.

En cambio, el Planeta X pasa la mayor de su tiempo cerca del afelio, moviéndose lentamente a distancias entre 600 y 1.200 UA. La mayoría de los telescopios capaces de ver un objeto tan tenue, como el Telescopio Espacial Hubble o el Keck, de 10 metros, en Hawaii, tienen campos de visión pequeñisimos. Sería como buscar una aguja en un pajar mirando a través de una pajita.

El Subaru, de 8,2 metros de diámetro.
El Subaru, de 8,2 metros de diámetro.

Pero un telescopio puede ayudar: el Subaru, un telescopio de 8 metros en Hawaii que es propiedad de Japón. Tiene suficiente área de recolección de luz para detectar un objeto tan débil, junto con un enorme campo de visión 75 veces mayor que el del Keck.

Eso permite a los astrónomos escanear grandes franjas del cielo cada noche. Batygin y Brown están utilizando el Subaru para buscar el Planeta X y están coordinando sus esfuerzos con sus antiguos competidores, Sheppard y Trujillo, que también se han unido a la caza con el Subaru.

Brown dice que tomará cerca de 5 años para los dos equipos buscan la mayor parte de la zona donde podría estar el Planeta X.

El siguiente video, aunque esta en ingles es muy claro para explicar el posible hallazgo.