Truenos, rayos, relámpagos, distancias y niños

Por Claudio Martinez

Toda la historia es real, y la he usado con éxito para que mis hijos aprecien la ciencia y el pensamiento critico.

Cuando mis hijos eran pequeños, no había cosa natural que los asustara mas que los truenos.

nube-mino

Una verdadera desgracia una noche en la que hubiera una tormenta eléctrica….. No dormir era algo seguro.

Cuando son muy pequeños, unos cuatro o cinco años, las explicaciones reales no surten efecto. Que una chispa eléctrica gigante produce el ruido no es algo que a esa edad te sirva de mucho.

Ahí aproveché mi veta de contador de historias…… era que papa y mama nube habían perdido a su bebe nube y lo llamaban, en su idioma de nubes.. BOOOOMMMMM…. eso los tranquilizaba bastante, aunque después venia la preocupación porque no encontraban al bebe, que estaba sufriendo, etc.

Mas tarde, a los siete u ocho años, los enseñé a contar.

Ya entendían mejor que el rayo o relámpago era una descarga eléctrica gigante, que generaba un ruido: el trueno.

Contar entre el rayo y el trueno

Todo el mundo lo sabe.

El rayo se ve instantáneamente porque lo que vemos viaja a la velocidad de la luz, en cambio el trueno que oímos a solo la velocidad del sonido.

El contar lentamente, siempre a la misma velocidad, te da una idea de la distancia del rayo o relámpago.

Le enseñe a esa edad que cuando vean el rayo, comiencen a contar…. uno, dos, tres, cuatro….. hasta el trueno.

Si cada vez que ocurre un rayo deben contar mas, la tormenta se aleja…. si cuentan cada vez menos, se acerca.

Igual no es tan directo porque puede haber varios núcleos de tormenta….. pero el mismo hecho de contar y medir, los tranquiliza y hace dormir.

trueno-relampago
El relámpago se ve a la velocidad de la luz (instantáneamente), pero se oye a la velocidad del sonido. Esa diferencia permite medir su distancia.

Ademas les de la sensación de tener control sobre ese miedo ancestral a lo que no conocemos. Un fenómeno casi mágico, lo transforma en algo medible, predecible, y el conocimiento da calma.

Mas exactitud

Si tienes un cronometro, y mides el tiempo entre el rayo y el trueno, lo multiplicas por 340 (la velocidad del sonido en metros por segundo), y te da la distancia entre el trueno y tu cabeza, en metros.

formula
Aquí tienes una formula mas sencilla.

A veces explicaciones simples como estas le abren la cabeza a los niños al pensamiento critico, y a la ciencia…. al menos a mi me ha resultado.