Primer asteroide interestelar: A2017 U1

Un visitante del espacio interestelar probablemente ha sido visto en nuestro Sistema Solar por primera vez.

e9bc2da6-635d-4a88-8ab8-3b771b86c412

El objeto, conocido como A/2017 U1, se detectó la semana pasada por los investigadores utilizando el telescopio PanSTARRS 1 en Hawaii.

“Hemos estado esperando este día durante décadas”, dijo Paul Chodas, director del Centro de NEOs en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, en un comunicado.

“Durante mucho tiempo se ha teorizado que tales objetos existen, asteroides o cometas moviéndose entre las estrellas y ocasionalmente pasando a través de nuestro Sistema Solar, pero esta es la primera detección de este tipo”, agregó Chodas . “Hasta ahora, todo indica que lo mas probable es que sea un objeto interestelar, pero más datos ayudarían a confirmarlo”.

Solo hay hasta ahora 15 días de observaciones.

Chodas y otros investigadores basan esta conclusión preliminar en la órbita hiperbólica de A/2017 U1. Siguiendo esta órbita se escapará del Sistema Solar.

Otros objetos hiperbólicos han sido vistos anteriormente, pero fueron empujados hacia estas trayectorias de escape por interacciones gravitacionales con los planetas.

C2017U1
La animación muestra la trayectoria del objeto. A/2017 U1 viene desde arriba a la derecha del centro de la imagen, pasa por el Sol y se va nuevamente hacia arriba a la derecha, en color amarillo.

A/2017 U1 no tuvo encuentros con los planetas. En teoría, la desgasificación también podría empujar a un cometa a una trayectoria hiperbólica, pero ese tampoco parece ser el caso.

“Todas las demás soluciones plausibles no funcionan”, “Así la única que le queda es que viene de otra estrella”.

Ademas,  no está claro qué tipo de objeto es. Cuando A/2017 U1 se vio por primera vez, se pensó que era un cometa (y por lo tanto recibió el nombre C/2017 U1). Pero otras observaciones han revelado que no hay evidencia de gas, por lo que el nombre del objeto se modificó a su designación actual como un asteroide.

Aún así, Holman dijo que sospecha que A/2017 U1 es de hielo mas que roca. Esto se debe a que las cosas que se forman relativamente lejos de las estrellas y que con toda probabilidad serán expulsadas de los sistemas solares hacia el espacio interestelar, tienden a estar dominadas por el hielo. (Holman también notó que los cometas no siempre muestran comas, estas características se desarrollan cuando los vagabundos helados se acercan lo suficiente al sol para que el material hierva en el espacio).

Los astrónomos han reconstruido el camino de A/2017 U1 a través del Sistema Solar, utilizando su conocimiento de la órbita del objeto.

Se cree que tiene menos de 400 metros de ancho. Se acercó desde la constelación de Lyra, viajando a 92,000 km/h.

Entró casi perpendicular a la eclíptica (el plano del Sistema Solar),  El objeto cruzó el plano el 2 de septiembre de 2017, dentro de la órbita de Mercurio, luego hizo su pase más cercano por el Sol /el perihelio) una semana después.

Hizo su aproximación más cercana a la Tierra el 14 de octubre, llegando a 24 millones de kilómetros, aproximadamente 60 veces la distancia Tierra-Luna. El objeto está ahora por encima de la eclíptica y se dispara hacia el Sistema Solar externo a aproximadamente 156,400 km/h en relación con el Sol, en la dirección de la constelación de Pegaso.

Los astrónomos están tratando de estudiar A / 2017 U1 con varios telescopios diferentes antes de que el objeto desaparezca de la vista para siempre. Todo ello ayudará a confirmar la historia del origen del objeto, así como arrojar luz sobre los procesos de formación de planetas en nuestro vecindario cósmico.

El descubrimiento deja planteadas algunas dudas”¿Cuántos de estos objetos están volando a través del espacio interestelar?” . ¿cómo podemos encontrar más de ellos?

En el enlace puedes ver la circular del descubrimiento.